Ad Astra

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

Hay algo de incoherente en criticar denodadamente un modelo para abrazarlo pero con la boca pequeña mientras te reivindicas como «lo mejor que este nuevo modelo podía ofrecer». En fin, hay algo decididamente esquizofrénico en la presentación que el Huffington Post hace de sí mismo (y tiene mucho de revival, si seguimos retrocediendo, vamos a necesitar pantalones de campana y monturas a lo Lennon/Potter, aunque no necesitemos cristales graduados). También hay algo decididamente caníbal en el modo en que los demás medios lo atacan. Personalmente, es una reflexión que debieron hacer hace ya varios años.

Sin embargo, y a la luz de unos comentarios de Jeff Jarvis que recoge Gonzalo Martín, yo me he acordado de uno de los temás acústicos más bonitos que oyeron (y oirán): Change de Blind Melon, uno grupo noventero con aires hippies y letras emocionantes. El malogrado Shannon Hoon cantaba:

«They’ll all look at me and say, and they’ll say,
“Hey look at him! I’ll never live that way”.
But that’s okay,
they’re just afraid to change.»

Tan sólo están asustados del cambio. Les dejo con el videoclip de esta joya del 93.

En la estrofa final, con la misma estructura, cambia el verso para decir «when life is hard, you have to change».

Verba volant, scripta manent:

¿Cómo es posible que a enero de 2012 los impulsores de Libranda sólo hayan digitalizado, de media, un 2,2% de sus títulos a la venta?

(…)

Para ponerlo en números absolutos: el total de títulos vivos (en papel) de las editoriales impulsoras a enero de 2012 era de 239.886; en esa misma fecha, sólo 5.241 habían sido digitalizados y transferidos a Libranda.

Ya saben que me encanta citar a Nietzsche, no lo busco, pero esta vez es inevitable: «Nada determina tanto en qué nos convertiremos como los detalles a los que decidimos no atender».

Amazon se quedará con todo, y las editoriales se irán al agujero. Insistirán en que no tienen la culpa, en que son víctimas de la piratería. Recuerden estas cifras. Recuerden qué sucesión de detalles no atendidos permitirá que Amazon sea en la nueva Apple.

Aunque, claro está, la muerte de las editoriales tiene muchos rostros y Libranda fue una pesadilla desde el primer día.

Gracias, Juan Luis.

No sabemos cuál será el próximo podcast que se pondrá de moda, ni quién conseguirá (¿lo logrará alguien?) dar con la tecla de la monetización de los mismos, pero algo está claro: no lo van a hacer desde cataluña.

Banda Ancha via Jose Gelado:

El Consejo del Audiovisual de Cataluña decidirá quien puede difundir información por internet de la misma forma que lo hacen las televisiones y radios mediante las frecuencias de radio. Servicios como YouTube o la simple emisión de un podcast tendrán la supervisión de los poderes públicos.

Els serveis de comunicació audiovisual radiofònica a petició, que es presten per a l’audició de programes i de continguts en el moment elegit per l’oient i a petició pròpia, sobre la base d’un catàleg de programes seleccionat pel prestador del servei de comunicació.

Está claro: el siguiente podcaster podrá vivir en Barcelona, pero no va a declarar que emite desde ahí… un gran logro de los que quieren controlarlo todo, luego se quejarán de que la innovación sea eso que sucede en otra parte.

Poynter (gracias, Ícaro):

The Washington Post’s Social Reader, whose monthly active users fell to 9.2 million from 17.4 million in the past 30 days.

Similar apps from The Wall Street Journal, The Guardian, Mashable and MSNBC.com also lost users. And all of these appear to have suffered an unusual shock on or around April 10. (All except Social Reader and the Guardian app are seeing a rebound in May.)

Ese día se anunció que Facebook compraba Instagram. ¿Seguirá Guardian pensando que mola depender enteramente de Facebook? ¿Están locos como una cabra o están sencillamente locos?

Buen punto de Iván Fanego en su blog:

hemos pasado de un Google muy amigo de las tecnologías más abiertas a uno que se lanza a entornos cada vez más cerrados con gran alegría

Exacto. Del Google que abordaba mercados abriéndolos, porque abriendo el acceso rompía el grip del contrario (recuerden lo que significó la irrupción de GMail, por ejemplo), al Google que pretende forzar su propio grip sobre los otros. La cosa es que para jugar a este juego ya teníamos a Microsoft. Y ya tenemos a Facebook.

¿Recuerdan cuando nos reíamos sobre Android diciendo aquello de Don’t be open? Puaj, será verdad que somos así de naïve y en realidad todo tiene dueño.

Leo en Mountain Lion threatens Facebook and Microsoft — Tech News and Analysis:

Suddenly, Facebook and Microsoft find themselves on the same side of the table. If I were at either company, I’d be considering huge moves — all the way up to an acquisition or merger. I realize how crazy this might sound at Facebook, so here is a bit of perspective: The most valuable company in the U.S. has just declared war on you. They want your users’ photos on their system. They want your users’ eyes and attention in their ecosystem and not focused on your site. Oh, and they have $100 billion in cash, the largest mobile operating system and the fastest growth in personal computer share.

Ciertamente suena un poco exagerado eso de pensar que Microsoft compre a Facebook justo ahora que ésta se prepara para salir a bolsa, recoger cash a mansalva y jugar en la gran liga de meterse (aún más) en todos los jardines. Pero si el nuevo SO de Apple es como lo pintan, y dada la debilidad estratégica de Facebook (que no posee SO propio y se verá terriblemente intermediada sea por quien sea), quizá no sea mala jugada. Quizá, después de todo, pronto sea evidente que hay una burbuja como un castillo y que Facebook (teniendo mucho valor) no tiene motivos para valer tanto como dicen.