Ad Astra

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

Verba volant, scripta manent:

¿Cómo es posible que a enero de 2012 los impulsores de Libranda sólo hayan digitalizado, de media, un 2,2% de sus títulos a la venta?

(…)

Para ponerlo en números absolutos: el total de títulos vivos (en papel) de las editoriales impulsoras a enero de 2012 era de 239.886; en esa misma fecha, sólo 5.241 habían sido digitalizados y transferidos a Libranda.

Ya saben que me encanta citar a Nietzsche, no lo busco, pero esta vez es inevitable: «Nada determina tanto en qué nos convertiremos como los detalles a los que decidimos no atender».

Amazon se quedará con todo, y las editoriales se irán al agujero. Insistirán en que no tienen la culpa, en que son víctimas de la piratería. Recuerden estas cifras. Recuerden qué sucesión de detalles no atendidos permitirá que Amazon sea en la nueva Apple.

Aunque, claro está, la muerte de las editoriales tiene muchos rostros y Libranda fue una pesadilla desde el primer día.

Gracias, Juan Luis.

Raúl Hernández González ha escrito un prólogo para un libro megasocial sobre community managers, en su blog habla en estos términos:

Del libro en conjunto no respondo; ni tuve que ver en la selección de autores, ni en la configuración del índice, ni en el enfoque de los distintos temas, ni en la portada, ni en el título… en definitiva, más que un libro “colaborativo” es un libro “acumulativo” (por no tener, no tuve ni feedback respecto a mi aportación; aparece tal cual lo escribí…). Personalmente, el enfoque de título (“Quiero ser community manager”) y portada (una referencia a Supermán, abriéndose el traje y dejándo ver el CM que tiene debajo) no me gusta; transmite la sensación de inclinarse demasiado por el tono “vendemotos” que mencionaba al principio.

Ouch.