La estética revolucionaria y la banalidad

Recoge Aleix Cabarrocas en su blog la última pretensión culturalista de El País que me sirve para recordar en comentarios lo mucho que odio las flashmobs y la banalidad que portan, algo sobre lo que él mismo posteó y a lo que estaba respondiendo allí con una frase de una lectura sobre Theodor Adorno («las corrientes vanguardistas de instituciones estéticamente vanguardistas son tan ilusorias como la creencia de que son revolucionarias») a la que llegué hoy gracias a un sugerente comentario de British Lover en un post de Gonzalo Martín. Ese último comentario se convirtió en post.

4 comentarios

  1. Hola, José.

    He llegado a este breve post a través de Gonzalo Martín, que me ha avisado de que habías continuado un poco a su post con tu reflexión. Muchas gracias por tu referencia a mi comentario. :)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.