Libros sobre «lo social» que son muy poco «sociales»

Raúl Hernández González ha escrito un prólogo para un libro megasocial sobre community managers, en su blog habla en estos términos:

Del libro en conjunto no respondo; ni tuve que ver en la selección de autores, ni en la configuración del índice, ni en el enfoque de los distintos temas, ni en la portada, ni en el título… en definitiva, más que un libro “colaborativo” es un libro “acumulativo” (por no tener, no tuve ni feedback respecto a mi aportación; aparece tal cual lo escribí…). Personalmente, el enfoque de título (“Quiero ser community manager”) y portada (una referencia a Supermán, abriéndose el traje y dejándo ver el CM que tiene debajo) no me gusta; transmite la sensación de inclinarse demasiado por el tono “vendemotos” que mencionaba al principio.

Ouch.

4 comentarios

  1. ¿Ha quedado un párrafo llamativo, quizás? :D

    Sin duda hay muchas cosas respecto a este libro que se podrían haber hecho mucho mejor. Aun así, discrepo en tu planteamiento. El hecho de que la temática del libro sea «social» (en cierto modo), no implica que su elaboración deba de serlo. Un proceso más «tradicional» es perfectamente viable, sin por eso restarle valor al resultado.

    Luego ya es otro tema el hecho de que sea con un proceso social o con un proceso tradicional, las cosas se pueden hacer bien, mal o regular. Pero insisto, es otra historia.

    • Hola Rahego!

      La elaboración no debe serlo, pero tu post muestra un cierto descontento que me pareció derivado de la forma en que se ha gestionado, y creí entrever que en concreto te ha desconcertado un poco la falta de interacción que tú esperabas de un libro «colaborativo» entre varios autores. Quizá me equivoqué en la percepción… :)

      En todo caso, mil gracias por el matiz :)

  2. Bueno, desencaminado tampoco vas. Creo que a un libro de estas características le viene bien que exista una buena coordinación; bien «autogestionada», o bien «promovida» por una figura central. En este caso sin duda «autogestionada» no fue. Y la mucha o poca que hubiera «centralizada»… yo hubiese preferido que viniese acompañada de más comunicación.

    Porque al final (y aquí vamos a uno de los puntos clave) la comunicación es esencial en cualquier «empresa» en la que se embarque un colectivo. Y su ausencia es decepcionante, y desilusionante; la diferencia entre un proyecto que defenderías «como si fuera tuyo», y un proyecto que te acaba resultando indiferente.

    • Creo que ahí tienes la clave, la comunicación y el flujo de las ideas es la clave en cualquier proyecto/empresa que se precie. De ahí que aciertes al enfocarlo desde eso que llamamos gestión del conocimiento.

      Me gustaría saber el tono de los capítulos, pero sospecho que aciertas al creer que será algo diferente :)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.