Ad Astra

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

Belén Gopegui en Rebelión publica un artículo que me ha gustado y del que saco aquí una frase:

– ¿Entonces, qué es lo que se podría escribir ahora?

Mi pregunta es ¿cómo decir que la carta está a la vista sin señalarla, cómo explicar el efecto de lo inadvertido sin, al explicarlo, volverlo ya advertido, diferente? Lo que a la hora de escribir sería: ¿Cómo contar que estamos siendo contados, que no nos pertenecemos, sin que esta historia también nos la cuenten de antemano?

Esa imposibilidad de hablar del cambio sin prevenir al sistema (y que el cambio se vea frenado) me ha parecido como un corolario bien traído de Theodor Adorno y su visión de la estética revoluciaria, que ya hemos vinculado a la banalidad.

La Blackberry, el canal de comunicación de los disturbios en Reino Unido – CincoDías.com

No han sido Facebook, Twitter ni otras redes sociales. Los alborotadores británicos han difundido el mensaje de la revuelta social a través del chat de Blackberry

Sorpresa, sorpresa. Como ya sabemos aunque algunos prefieran no enterarse, el poder es el hardware, cuando toca actuar lo que se lleva son los móviles. ¿[[web 2.0|Alguien esperaba otra cosa]]?