Ad Astra

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

En el sector farmaceútico, como en todos los demás, primero se aprende a copiar y luego viene la innovación propia:

Indian pharmaceutical companies have gained an unflattering reputation of being generic drug makers with little to show in the way of new product development and innovation. But a few companies in the sector are beginning to break the mould.

Sanofi es una de las 5 grandes farmaceúticas del mundo y tendrá derechos exclusivos para comercializar el nuevo fármaco contra la enfermedad de Crohn en Norte América, Europa, Japón, Argentina, Chile y Uruguay, así como derechos compartidos en Rusia, Brasil, Australia y Nueva Zelanda. Glenmark se queda el resto del mercado, además de ingresar uno 100 millones de dólares como parte del acuerdo y varios cientos más estimados en royalties.

¿Quién dijo que la competencia de los laboratorios de genéricos no aporta valor? De hecho, aportaría mucho más si las patentes biomédicas se limitaran en duración y privilegios exclusivos otorgados al dueño.

Esto parece una bajada de brazos sin condiciones frente al negativamente ultraprotegido oligopolio de patentes biomédicas (vía Against Monopoly)

it’s politically impossible to enact a wholesale restructuring of pharmaceutical patent rules. These things are path-dependent, and we’ve gone far too far down this particular path to be able to make the enormous leap to something completely different. But even pharmaceutical companies will concede the current system isn’t working

¿Qué hay de esa tercera vía en la cual el gobierno no subvenciona directamente la investigación pero modifica la protección de estas investigaciones para permitir una adaptación progresiva a los nuevos entornos productivos y de desarrollo? ¿Qué hay de las tesis devolucionistas? No creo que haya un mercado roto de forma incontestable, el de la farmacia (primeramente porque tanta patente impide que haya un mercado efectivo) tampoco.