Llueve en Montevideo

Acabamos de llegar a Montevideo (en OVNI, obio). La temperatura es agradable, apenas diecisiete grados, pero llueve a cántaros y el limonero, volcado bajo el peso de su fruto, constata que acá es época de comer cítricos. No, al final no se acercaba el invierno, pero nosotros salimos a su encuentro.

3 comentarios

Responder a De vuelta en el Río de la Plata Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.