Ad Astra

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

La Bombonera de calle Barco es uno de mis comercios preferidos del barrio. Su blog yace un poco abandonado pero ellos siguen muy activos.

Ganache de té earl grey

Ayer estuvimos en La bombonera participando en un taller de bombones que impartía Teresa, la animosa maestra artesana que mueve el local de Barco nº 42. A lo largo de la tarde preparamos algunas cosas sencillas, como una fondue en la que mojar fresas o cerezas, y otras más mañosas como unas trufas (ganache) con te earl grey para las que hubo que hacer cubierta, relleno, y tapas.

Lo cierto es que realmente fue entretenido: hay bastante ciencia tras la cocina del chocolate (la precisión con la que éste debe calentarse, o los tiempos de enfriado) y es realmente interesante enfrentarse en primera persona con la materia prima. Permite valorar mucho mejor lo que de especial tiene un bombón casero de verdad.

Why Bacon Evokes a Carnivorous Moment for Vegetarians : TreeHugger

According to SHOTS, NPR’s health blog, the sizzling, salty, and downright decadent smell of bacon arouses our predatory instincts. Hardcore vegetarians even admit to carnivorous cravings for bacon.

Johan Lundstrom, a scientist at the Monell Chemical Senses Center says it’s more than just the taste that arouses a vegetarian:

There’s an intimate connection between odor and emotion, and odor and memory. When you pair that with the social atmosphere of weekend breakfast and hunger, bacon is in the perfect position to take advantage of how the brain is wired.

Están locos estos comeflores.