Ad Astra

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

Leo Porn, gambling, and malware: Bitcoin as the ‘Net’s Wild West | Ars Technica y me quedo pensando que ya hemos pasado por ahí.

Cuando apareció la web: los primeros en comenzar a hacer pasta con ello fueron servicios «sospechosos». Luego se sumaron todos y vino la normalización (personificada en el 2.0 tardío)… la idea es que la ZTA que representó la web (y ahora bitcoin) es por necesidad minoritaria.

Bitcoin (o cualquier otra criptodivisa) podrá triunfar: pero si lo hace, será a cambio de perder poder revolucionario.

La zona temporalmente autónoma habrá migrado a otro lugar.

Hay algo de incoherente en criticar denodadamente un modelo para abrazarlo pero con la boca pequeña mientras te reivindicas como «lo mejor que este nuevo modelo podía ofrecer». En fin, hay algo decididamente esquizofrénico en la presentación que el Huffington Post hace de sí mismo (y tiene mucho de revival, si seguimos retrocediendo, vamos a necesitar pantalones de campana y monturas a lo Lennon/Potter, aunque no necesitemos cristales graduados). También hay algo decididamente caníbal en el modo en que los demás medios lo atacan. Personalmente, es una reflexión que debieron hacer hace ya varios años.

Sin embargo, y a la luz de unos comentarios de Jeff Jarvis que recoge Gonzalo Martín, yo me he acordado de uno de los temás acústicos más bonitos que oyeron (y oirán): Change de Blind Melon, uno grupo noventero con aires hippies y letras emocionantes. El malogrado Shannon Hoon cantaba:

«They’ll all look at me and say, and they’ll say,
“Hey look at him! I’ll never live that way”.
But that’s okay,
they’re just afraid to change.»

Tan sólo están asustados del cambio. Les dejo con el videoclip de esta joya del 93.

En la estrofa final, con la misma estructura, cambia el verso para decir «when life is hard, you have to change».

Dave Winer:

We’re not in the post-PC world as much as we are in the post-Jobs world. When we’re done mourning his passing we’ll realize that there are huge spaces we never fully explored because his presence loomed so large.

Hay ámbitos en los que la mejora es evidente. El ejemplo del e-mail, sin embargo, me ha hecho sonreir. Hace varias semanas hablábamos con Pere precisamente de eso: hay algo muy roto en el paradigma de «carpetas y documentos» cuando es más fácil encontrar documentos buscando adjuntos en el correo electrónico que buceando entre cientos de archivos y carpetas.

Por supuesto, la solución de Jobs a esa madeja (iCloud) es pavorosa: más control sobre tu información y tus datos para una empresa controlada (en su día, al menos) por un control freak temible.

John Gruber:

while developers aren’t going Android-first, fewer are going iOS-only

Mientras tanto, en una pequeña aldea Gala Seattle, Microsoft no sacará MS Office para ninguna plataforma móvil hasta que no lo tenga primero para Windows Phone.

Por supuesto, no es (tanto, un poco sí, debido a la escala pero no a la tecnología) el caso de Instapaper, pero sí de una suite ofimática (debido a la tecnología, aunque por escala MS pueda hacer frente): el coste de la fragmentación.