Ad Astra

Tuve muchos nombres que ya nadie recuerda

Primero la maravilla:

Y ahora la explicación:

In 1054, a supernova went off in our galactic neighborhood and was recorded in a number of historical accounts. Today, the remnants of that blast form the spectacular Crab Nebula shown above. Buried within it is a rapidly rotating neutron star, which we can detect by its pulsed emissions. Now, researchers have used a rather unusual telescope—one that incorporates our own planet into the optics—to catch a glimpse of the pulsar using very high energy gamma rays.

The results are surprising: in contrast to expectations, the pulses are visible at energies of 100GeV and beyond, casting doubt on our current models for how pulsars work.

Sergey Glazunov es el nombre del #1 en el Security Hall of Fame de The Chromium Project. Chromium/Chrome/Google anunció hace un año un programa de recompensas por el que los descubridores de bugs serían premiados con una cantidad variable de entre unos cientos y varios miles de dólares por bug.

Sergey Glazunov ha obtenido, en el curso de un año, un total de 53.000 dólares reportando bugs para Chrome. No está sólo, Miaubiz y Aki Helin no se quedan cortos, pero sin duda es todo un profesional del asunto. Lo que no sé es porqué Google no lo ha contratado formalmente para que implemente seguridad en Chrome desde dentro, y no como cazarrecompensas.

La infografía con otros abonados a reportar bugs:

El residente ausente tiene razón:

Quien me conoce sabe que no soy macquero (casi un anti), y que tiro a poco mitómano, pero creo que ha muerto uno de esos fantásticos hackers lisérgicos que cambiaron el mundo mucho más que los supuestos grandes líderes. ¿Quién recuerda quien presidía los Estados Unidos en los tiempos de Edison?

Quien me conoce sabe que suscribo el mensaje prácticamente sin cambiar una palabra (de hecho, únicamente quitaría un casi). Jobs, pese a ser adalid de todo lo que no me gusta (sistemas cerrados, clientes cautivos, etc.), no me caía ni la mitad de mal que los wannabes que le lamían los pies; de hecho, era un tipo muy listo, no era un game changer, sino el game changer, que dirían por ahí. Y, sí, ¿quién recuerda quien presidía los Estados Unidos en tiempos de Edison? Eso sí, puestos a pensarlo, creo que Microsoft o IBM fueron mucho más decisivos que Apple durante los 80 y los 90, y no es que sea fan de Bill Gates, como comprenderán.